Consejos, Docentes, Educación

¿Cómo hacer que el aprendizaje en línea sea más divertida?

Con la ayuda de varios cursos de aprendizaje a distancia, la empresa entrega la información necesaria a los empleados y proporciona un estándar unificado de competencias para puestos especializados.

La personalidad y la habilidad del entrenador juegan un papel importante en este proceso. Compartiré algunos consejos.

Trabaja en tu discurso

Los oradores que realizan seminarios presenciales y los que trabajan con una audiencia en línea tienen diferentes tareas, lo que significa que los requisitos para ellos son diferentes. La principal herramienta de un formador de Internet es la voz.

La alfabetización del habla, la dicción clara y la capacidad de colocar acentos pasan a primer plano, lo que significa que estas habilidades deben mejorarse en primer lugar.

La expresividad del habla también es importante para un entrenador, y no menos que para un actor. Cuanto más rico y diverso sea el discurso, más posibilidades hay de que la audiencia no abandone el seminario web antes de que finalice.

Mejora tu estilo y compensa los defectos

Cada orador tiene su propio estilo. Conozca sus fortalezas y debilidades para mejorar. Si comprende que con el tiempo se vuelve monótono, agregue videos, imágenes animadas a la presentación y así nivele la deficiencia.

Si, por el contrario, tiene prisa, aprenda a hacer una pausa, dé a la audiencia la oportunidad de comprenderlo.

Haz tu presentación detallada

A veces, a un capacitador de Internet se le llama en broma una adición a la presentación, y uno puede estar de acuerdo con esto: cuanto más claras sean las diapositivas, es más probable que la audiencia comprenda y recuerde correctamente la información.

En este caso, el formador complementa la información de las diapositivas con su discurso. Para un seminario web de dos horas, las diapositivas deben cambiar cada 30-40 segundos. Este momento ayuda a los participantes a no aburrirse y distraerse menos con estímulos extraños.

Fondos y fuentes, recomendaría elegir neutrales, no llamativos, porque nadie puede soportar imágenes demasiado brillantes y molestas. El instinto de autoconservación funcionará y la audiencia se apagará.

Conoce a tu audiencia

Incluso en la etapa de preparación para una reunión por Internet (lo que también es cierto para las presentaciones cara a cara), es importante saber con quién tiene que trabajar.

Si se trata de una audiencia joven, el seminario web debe ser “divertido”, agregar chistes y memes en las diapositivas. Esto los mantendrá a usted y a su audiencia en la misma página. Si la audiencia incluye líderes, prepare más estadísticas, presente el material de manera concisa e informativa.

Usar el chat web

Las plataformas modernas para seminarios web están equipadas con chat web, no debe descuidarlo. Al hacer preguntas regularmente a la audiencia, el capacitador verifica el contacto con la audiencia, gana la atención de los teléfonos inteligentes y las redes sociales. Me gustaría señalar que las preguntas en el chat deben implicar respuestas concisas y no ralentizar el ritmo de la conversación.

Un consejo más para el formador: para “revivir” a la audiencia, en lugar de las palabras “sí” o “no”, o los signos banales “+” y “-“, pida enviar un número al chat: siete, ocho. Pide periódicamente hacer un esfuerzo: así volverás tu atención hacia ti mismo.

Comprueba cómo se aprende el material

No olvide recibir comentarios sobre los resultados del seminario web: en uno o dos días después de la capacitación, envíe los cuestionarios a los participantes y pídales que compartan cómo usan las nuevas habilidades. Si está satisfecho con los resultados de la encuesta, sepa: ¡hizo un buen trabajo!