Noticias

Colegio la sagrada familia

Fecha de finalización de la Sagrada Familia

No es nada nuevo que las construcciones de Antoni Gaudí estén relacionadas con las matemáticas. En este post, nos centraremos en el conoide, una superficie reglada que aparece en las Escuelas Provisionales de la Sagrada Familia (Escoles Provisionals de la Sagrada Família, en catalán), cerca de la Basílica y Templo Expiatorio de la Sagrada Familia de Barcelona.

En primer lugar, hay que explicar el concepto de superficies regladas: una superficie S es reglada si a través de cada punto de S hay una recta (llamada reglada) que se encuentra en S. Esto implica que una superficie reglada tiene una definición paramétrica de la forma S(t,u) = P(t) + u Q(t).

Como puedes ver, el techo de las escuelas es una de estas superficies que llamamos conoide: podemos generarla desplazando una recta sobre otra recta (el eje) y sobre una curva (a menudo una sinusoide). En consecuencia, para cada punto del conoide hay una recta que pasa por ese punto y que corta al eje. Si todas esas rectas son perpendiculares al eje, el conoide se llama conoide derecho.  El conoide de este post no está en la Sagrada Família sino en el tejado y la fachada de las Escoles provisionals de la Sagrada Família. Antoni Gaudí diseñó ese edificio por encargo de la entidad que patrocinó el proyecto de la Sagrada Família, la Associació de Devots de Sant Josep (presidida por Josep Maria Bocabella (1815-1892)), y la escuela era para los niños de la parroquia y también para los hijos de los obreros del templo.  El edificio estaba dividido en tres aulas, un salón y una capilla, y fue construido con ladrillo. Su principal promotor fue Gil Parés i Vilasau (1880-1936), primer párroco de la Sagrada Familia. También fue el director de la escuela hasta 1930 y utilizó el método Montessori desde 1915.

Por qué está inacabada la sagrada familia

Una de las cosas que diferencia a Gaudí de otros arquitectos de su tiempo es el hecho de que las cuestiones estructurales y las formales, las relativas a la apariencia de su arquitectura, están siempre interrelacionadas y, de alguna manera, son inseparables. Y las Escuelas de la Sagrada Familia son un buen ejemplo de ello.

Gaudí construyó las Escuelas en torno a 1909, principalmente con el objetivo de escolarizar a los niños del barrio que crecía en torno al Templo y a los hijos de las personas que trabajaban en la obra, ampliando los conocimientos profesionales y personales de los padres para dar más cultura a sus hijos. El estilo de enseñanza elegido era nuevo y rompía con todos los antiguos métodos educativos, basándose en la experiencia y la práctica personal, es decir, en la vida real, siguiendo los nuevos métodos de enseñanza de María Montessori. Así, la mayoría de las clases se impartían al aire libre y Gaudí dotó al edificio de pórticos de listones cubiertos de brezo para que pudiera acoger a más alumnos y fuera más versátil.

Por otra parte, Gaudí era plenamente consciente de la provisionalidad del edificio desde el momento en que lo ubicó dentro del plano del proyecto del Temple, en la esquina opuesta a la que estaban construyendo en ese momento. Aunque estaba alejado de las obras en curso, que avanzaban con bastante lentitud, la realidad y las prioridades de la construcción del Templo sobre los edificios auxiliares demuestran claramente que desde el principio se concibió como una estructura provisional.

Cronología de la construcción de la Sagrada Familia

Esta obra maestra intemporal, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, merece sin duda una parada en cualquier viaje a Barcelona para descubrir cómo un genio encontró su inspiración y la convirtió en realidad.

Justo en la fachada de la Pasión, un cuadrado mágico de 4×4 de significado desconocido atrae inesperadamente la atención del visitante, que sigue adivinando el vínculo que une esos números entre sí. Algunos han argumentado que la constante entre ellos es el número 33, la edad en la que murió Cristo, sin embargo Gaudí se llevó sus secretos más profundos con su muerte, haciéndolos imposibles de entender.

La naturaleza tuvo una influencia sustancial en las obras de arte de Gaudí durante toda su vida. De hecho, en cuanto fue designado para encargarse del proyecto, sustituyó inmediatamente el plano estándar anterior por uno totalmente nuevo y original, dejando de lado las líneas rectas de estilo neogótico que no reflejaban la realidad tal y como era. En su lugar, Gaudí planificó el interior de la Sagrada Familia de forma que reprodujera la perfección de la naturaleza, hecha de columnas gigantes e innumerables colores vivos que iluminaban el camino mientras el sol brillaba sobre las ventanas de cristal.

La sagrada familia por dentro

Nuestra residencia de estudiantes está situada junto a la Sagrada Familia, a tan sólo unos 50 metros. Ver este monumento cada día cuando vas a tu universidad puede hacer que “normalices” algo tan extraordinario para los miles de visitantes que recibe cada día. Pero sí, vivir en el barrio de la Sagrada Familia es también vivir en uno de los barrios más tradicionales de Barcelona, el Eixample Dret.

Como decíamos, el barrio de la Sagrada Familia forma parte del distrito del Eixample, y más concretamente del lado derecho del Eixample. Este barrio lleva el nombre del monumento más prestigioso de Gaudí y uno de los más visitados de España, conocido en todo el mundo.

En el epicentro del barrio se encuentra el templo de la Sagrada Familia, la obra más famosa del arquitecto catalán Gaudí. El tempo de la Sagrada Familia, aún en construcción, es la obra arquitectónica más importante del modernismo catalán y recibe anualmente nada más y nada menos que ¡tres millones de visitas! Es el lugar que atrae al mayor número de turistas de España.