Blog

Bullying en el colegio

Juntos contra el acoso escolar (versión corta)

Bienvenido a la página de la National Bullying Helplines sobre el acoso escolar, dedicada a todas las áreas de acoso que afectan a nuestros hijos en la escuela. Proporcionamos información, consejos y ofrecemos medidas prácticas y probadas para ayudarte a tratar de forma efectiva con la escuela. El acoso escolar es cualquier forma de trato inaceptable, o de discriminación o comportamiento destinado a dañar o perjudicar la reputación de otra persona. A veces se describe como “abuso de poder”, pero se trata de un deseo del acosador de controlar o dañar a otra persona. Las razones de este deseo pueden ser complejas.

Hay muchas razones por las que los niños acosan a otros niños. Pueden estar luchando con problemas personales en casa. Este comportamiento puede ser la única forma que conocen de afrontar una situación difícil en su vida personal, como el divorcio de los padres, la muerte de un familiar, el abuso o la humillación de algún tipo en su vida. Esto no significa que el comportamiento de acoso esté bien. A veces, un acosador se mete con alguien porque está celoso o porque piensa que será visto como “más grande y más duro” y eso aumenta su triste ego. Para el acosador, comportarse así se considera una forma de ganar amigos, pero esto es un mito. Todas las formas de acoso y comportamiento antisocial son inaceptables.

Cómo prevenir el acoso escolar

El acoso escolar adopta diferentes formas y puede tener efectos perjudiciales en la vida de un niño. Aunque hay diferentes grados de acoso, cada niño es único y tiene su propia manera de responder a estas situaciones. Por eso es importante que los padres, tutores y profesores entiendan el acoso, para que puedan crear un diálogo e identificar cuándo un niño necesita ayuda.

El acoso puede empezar con algo tan simple como una burla. Ya sea sobre el aspecto físico de un niño, su higiene o su vida familiar, lo que importa es cómo recibe estos comentarios la persona sobre la que recaen.

“Mucho de lo que vi es lo que los adolescentes llaman ‘hornear’ o ‘tratar’ o ‘asar’ – se burlaban unos de otros”, dijo Andrea Rosenberg, gerente de asociaciones de aprendizaje [PK1] en Mercy Home. “Todo era diversión y juegos hasta que realmente se herían los sentimientos de alguien”.

Rosenberg dirige el programa Escuelas Resistentes de Mercy Home y ha trabajado con estudiantes y profesores durante diez años dentro y fuera del aula. También pasó varios años trabajando en programas para jóvenes en Mercy Home. Durante este tiempo, desarrolló una serie de normas relativas a las burlas.

A nadie le gusta el acoso – Cómo acabar con el acoso escolar

En las escuelas, el acoso se produce en todos los ámbitos. Puede ocurrir en casi cualquier parte del edificio escolar o en sus alrededores, aunque es más frecuente que ocurra durante los recreos, en los pasillos, en los baños, en los autobuses escolares y en las esperas, en las clases que requieren trabajo en grupo y/o en las actividades extraescolares.

El acoso escolar consiste a veces en que un grupo de alumnos se aprovecha o aísla a un alumno en particular y se gana la fidelidad de los espectadores que quieren evitar convertirse en la próxima víctima.

Los siguientes consejos pueden ayudar a los padres a entender los problemas a los que pueden enfrentarse sus hijos cuando son acosados en la escuela. Los padres y los educadores deben permanecer atentos, buscar estas señales de advertencia e intentar solucionar los problemas rápidamente. Los alumnos deben sentirse seguros en la escuela; los padres y otros adultos pueden ayudar a los alumnos que sufren a manos de los acosadores.

Recuerda: Para que un comportamiento sea calificado de acoso, tiene que ser persistente (repetido a lo largo del tiempo) y estar diseñado intencionadamente para herir o asustar a tu hijo. Recuerda que el acosador tiene poder y control sobre tu hijo.

Acoso escolar

El acoso escolar puede adoptar muchas formas: Puede ser físico (empujones, puñetazos o golpes), verbal (insultos o amenazas) o psicológico y emocional (difundir rumores o excluir a alguien de una conversación o actividad).

Y con el uso generalizado de las redes sociales, el comportamiento inapropiado entre los niños puede ocurrir fuera del horario escolar a través de correos electrónicos, mensajes de texto y publicaciones en Instagram. Estos intercambios, conocidos como ciberacoso, pueden ser especialmente hirientes y agresivos, y sus efectos nocivos suelen trasladarse al colegio al día siguiente.

“Los síntomas típicos del acoso escolar incluyen molestias físicas, como dolores de barriga, así como preocupaciones y miedos, y que el niño no quiera ir al colegio”, dice el doctor Steven Pastyrnak, jefe de la división de psicología del Hospital Infantil Helen DeVos de Grand Rapids, MI. “Una defensa normal es evitar o retirarse de las cosas que los estresan”.

Por supuesto, estos síntomas no son exclusivos del acoso escolar, pero aún así justifican una investigación más profunda de lo que puede estar detrás de ellos. “Hay que seguir averiguando qué está pasando”, dice Lauren Hyman Kaplan, consejera escolar y especialista en educación socioemocional y prevención del acoso escolar.