Blog

Atentado en colegio de estados unidos

La educación bajo ataque 2014

Un ciberataque golpea al distrito escolar de Los Ángeles El ataque de ransomware al segundo distrito escolar más grande del país hizo saltar las alarmas en todo el país, desde las conversaciones urgentes con la Casa Blanca y el Consejo de Seguridad Nacional.

Aunque no estaba claro de inmediato cuándo comenzó el ataque de Los Ángeles -los funcionarios sólo han dicho cuándo se detectó y un portavoz del distrito declinó responder a preguntas adicionales-, el descubrimiento del sábado por la noche llegó a los niveles más altos de las agencias de ciberseguridad del gobierno federal. Según un alto funcionario de la administración, esta pauta de apoyo era coherente con los esfuerzos de la administración Biden para proporcionar la máxima asistencia a las industrias críticas afectadas por este tipo de brechas.

El funcionario, que habló bajo condición de anonimato para discutir la respuesta federal, dijo que el distrito escolar no pagó el rescate, pero no quiso entrar en detalles sobre lo que potencialmente podría haber sido robado o dañado y qué sistemas se vieron afectados por la brecha. La respuesta de la Casa Blanca a la incursión en Los Ángeles refleja una creciente preocupación por la seguridad nacional: Una encuesta del Pew Research Center, publicada el mes pasado, reveló que el 71% de los estadounidenses dicen que los ciberataques procedentes de otros países son una amenaza importante para EE.UU. Las autoridades creen que el ataque de Los Ángeles se originó a nivel internacional y han identificado tres posibles países de los que podría proceder, aunque el superintendente de Los Ángeles, Alberto Carvalho, no quiso decir qué países podrían estar implicados. La mayoría de los delincuentes que se dedican al ransomware son de habla rusa y operan sin la interferencia del Kremlin. Los funcionarios de Los Ángeles no identificaron el ransomware utilizado.

Los supervivientes del ataque a la escuela de Peshawar concluyen su viaje de estudios a Estados Unidos

Los ataques a la educación se producen en todo el mundo, tanto dentro como fuera de las situaciones de conflicto armado. En muchas regiones, los grupos armados atacan intencionadamente a las escuelas, los profesores y los alumnos. Estos ataques violan los derechos del niño: además de poner a los niños en riesgo de sufrir lesiones o morir, pueden frustrar la posibilidad de que los estudiantes reciban una educación. Los ataques a las escuelas, los profesores y los alumnos pueden hacer que los niños abandonen o vayan menos a la escuela, obligar a las escuelas a reducir su horario y destruir los edificios y el material escolar. En entornos de violencia y miedo, la calidad de la educación de los niños se ve gravemente disminuida. Human Rights Watch define los “ataques a la educación” como la gama completa de violaciones que ponen a los niños en peligro y les niegan el acceso a la educación. Esto incluye los ataques a la infraestructura escolar y a los profesores y estudiantes; la ocupación de las escuelas por la policía y el ejército; el acoso y las amenazas contra los profesores, los padres y los estudiantes; y el reclutamiento de niños de las escuelas para convertirse en soldados.  Human Rights Watch hace un llamamiento a los Estados para que se adhieran a la Declaración de Escuelas Seguras, un compromiso internacional para proteger a las escuelas y universidades de ser atacadas o utilizadas con fines militares en tiempos de conflicto armado.

Un estudiante muerto y dos heridos en un ataque en un instituto de Jacksonville

No pude ir a la escuela durante todo el año pasado por culpa del virus. Y este año no me atrevo a ir. Quiero ir a la escuela, pero tengo miedo. Aunque las puertas de la escuela están cerradas, hay soldados dentro, y tengo miedo de los soldados. Tengo miedo de que pueda haber una explosión de bomba en nuestra escuela mientras estamos allí.

La educación está siendo atacada en todo el mundo. De Afganistán a Colombia, de Malí a Tailandia, los estudiantes y profesores son asesinados, violados y secuestrados, mientras que las escuelas y universidades son bombardeadas, incendiadas y utilizadas con fines militares.

En 2020 y 2021, se registraron más de 5.000 ataques contra la educación e incidentes de uso militar de escuelas y universidades, que perjudicaron a más de 9.000 estudiantes y educadores en al menos 85 países. En promedio, se produjeron seis ataques a la educación o incidentes de uso militar cada día.

Los ataques a la educación y el uso militar de escuelas y universidades aumentaron durante el periodo de informe 2020-2021, pero el número de estudiantes y educadores perjudicados disminuyó, en comparación con los dos años anteriores.

El sindicato del WCCUSD ataca a los profesores de la escuela de adultos

Fuente: Base de datos de tiroteos en escuelas K-12, Centro de Defensa y Seguridad Nacional de la Escuela Naval de Postgrado. Un ataque con tirador activo se define en la base de datos como aquel en el que un tirador mata y/o hiere a las víctimas, ya sea de forma selectiva o al azar, en un campus escolar durante un episodio continuo de violencia. Los totales no incluyen a los agresores que murieron en los ataques.

El número de muertos sigue aumentando en el tiroteo masivo del martes en una escuela primaria de Uvalde (Texas), pero ya es el segundo tiroteo más mortífero en una escuela primaria, media o secundaria del que se tiene constancia en Estados Unidos.

Se ha confirmado la muerte de al menos 19 estudiantes y dos adultos en el ataque, según la policía, que dijo que posteriormente disparó y mató al pistolero, al que identificó como Salvador Ramos, de 18 años, estudiante de una escuela secundaria cercana.

El tiroteo de Uvalde se produce casi una década después de que un hombre armado matara a 20 niños pequeños y seis adultos en la escuela primaria Sandy Hook de Newtown (Connecticut) antes de quitarse la vida. A medida que se acumulaban las muertes el martes, el tiroteo de Uvalde superó la devastadora masacre de 2018 en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, donde murieron 17 personas.